jueves, 10 de enero de 2013

La magdalena de Proust


Georges Croegaert (III)




"En el mismo instante en que ese sorbo de té mezclado con sabor a pastel tocó mi paladar... el recuerdo se hizo presente... Era el mismo sabor de aquella magdalena que mi tía me daba los sábados por la mañana. Tan pronto como reconocí los sabores de aquella magdalena... apareció la casa gris y su fachada, y con la casa la ciudad, la plaza a la que se me enviaba antes del mediodía, las calles..."

Me perdonará el querido lector la digresión proustiana, porque no será té precisamente lo de la copa, y acaso desee su eminencia más olvidar que recordar, pero es que la obra se titula sosamente "El cardenal en la mesa de comedor" y algo había que inventar para presentarla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada