miércoles, 26 de diciembre de 2012

A propósito de unos villancicos de Navidad


En el Archivo de la Catedral de Sevilla encontré hace años estos sencillos y raciales villancico de Navidad que se cantaron en la Colegiata de Jerez en 1757. Guardan cierta semejanza con los de Sor Juana Inés de la Cruz, o al menos a mí me lo parece, no sé qué opinará el querido lector.

Cecilio Pla. A la Misa del Gallo.


Hoy al Portal de Belén
de varias flores cargado
y para festejar al Niño
llega un zagalejo gitano.

Veamos, veamos
qué flores hermosas
las que trae el gitano.

Al Portal en esta noche
no han venido las gitanas
y no habrá buen villancico
si las gitanillas faltan.

Resuenen, toquen
en su festivo aplauso
flautas y albogues.


* * *

Aparta zagal
afuera pastor
que siguiendo voy el son del tambor
que me gusta mucho
su tron torro ro tron tron.

Aparta zagal
afuera pastor
que sigo la Estrella
siguiendo al tambor
a ver soy soldado
porque mi valor
se inquieta al oír
el tron torro ro tron tron.

Y adonde la raza sienta su valor
en la bandera del Rey
ha de ser si quiere Dios
que es un regimiento
de mucho valor.

Y que toque el tambor
que me gusta mucho
su tron torro ro tron tron-

* * *

Aunque siempre fui gitana
castellana debo ser
hágalo el Rey Niño
con su mucho poder

que la Estrella venga
a anunciar este día
y vaya el adelanto de tanta maravilla
Dale al pandero.
Dale.
Suenen las sonajas.
Suenen.
Y veamos la Estrella
de nuestra esperanza.


Se trata de piezas anónimas de las que por el contrario conocemos que “los coros fueron de Isabel Montoya, autora de danzas que vive en el corralillo de San Miguel, y se representan en muchas casas de la nobleza de esta Ciudad”, según aparece escrito al calce en el manuscrito.

Estos villancicos en lengua vernácula permanecieron en España fuertemente enraizados en la liturgia de la Iglesia desde el siglo XV, siendo frecuente que los compusiesen los propios maestros de capilla catedralicios. Solían cantarse en los maitines de las fiestas principales, y tenían una finalidad ciertamente festiva y popular, que alcanzaba su cenit con los teatrillos que se representaban en el coro.

En la catedral de Sevilla sabemos que éstos últimos concluyeron cuando en 1549 los capitulares acordaron que “se prohibiese la celebración de farsa y representación en el templo la noche de Navidad” permitiendo tan sólo la cantoría de devoción, con numerosos villancicos de los que algunos se repetían la Noche de Reyes, con un realejo que se ubicaba a tal fin en el trascoro.



También se cantaban villancicos en las nocturnas misas de aguinaldo previas a Navidad, de las que en el siglo XVIII se quejaba el canónigo cordobés Diego Días de Escobar pues “so color de devoción del pueblo, de cuyos concursos en aquella hora se originan muchos desacatos, irreverencias y deshonestidades, se añade que en los coros se juntan seglares con instrumentos ridículos cantando romances y coplas ilícitas causando en el concurso más inquietud que devoción, de que hay grandísima necesidad de remedio”. Añadiendo que en fiestas particulares de parroquias y conventos, era frecuente que en la Misa solemne, se prosiguiese privadamente desde el ofertorio hasta la postcomunión, y durante ese tiempo cantasen en el coro coplas y villancicos en vulgar “atrayendo con ellos las atenciones de los circunstantes más a lo que se canta que a la Misa que asisten”. En las vísperas de esas mismas fiestas, concluye, se sustituye “el himno por un romance y en lugar del salmo, un villancico, cosa que totalmente se opone al uso romano”.

Qué duda cabe de que efectivamente tal abuso era contrario al uso romano, como alegaba el canónigo Días, es más, se oponía incluso a la propia esencia de la liturgia, que exige orar con palabras canónicamente inspiradas, pero también pone de manifiesto que esa liturgia antigua completamente normalizada y uniformada para toda la cristiandad de rito romano es más un producto del siglo XIX y de nuestra propia idealización que una realidad histórica, que había mucho de proteico en la inmutable liturgia de siempre.

Feliz tiempo de Navidad


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada