miércoles, 1 de septiembre de 2010

Inter vestibulum et altare plorabunt sacerdotes ministri Domini

Apelando a este versículo del profeta Joel se defendió en España la permanencia de los coros capitulares en el centro de nuestras catedrales, colegiatas y parroquias frente al modelo de coro en la cabecera propuesto y difundido por san Carlos Borromeo, aquel cuyo primer biógrafo, Giovanni Pietro Giussani, tildó en 1610 de “disegno molto raro da lui stesso ritrovato”. Nada más que por eso, por cuanto significa como defensa de la identidad hispana de nuestra liturgia romana, me pareció un título adecuado para este blog que nace hoy aquí y será reproducido en La gaceta de la Iglesia, gracias al generoso ofrecimiento de don Francisco José Fdez. de la Cigoña, que ha sido intermediario eficaz con los responsables de esa joven página de información católica del grupo Intereconomía.
Algunos ya lo sabrán y al resto les informo ahora, de que quien suscribe inició -junto con otros tres amigos que nos conocimos en la vieja Torre-, un foro, Ceremonia y rúbrica de la Iglesia española, donde nos ocupamos de rescatarle a la memoria los viejos usos ceremoniales hispanos, las particularidades vestimentarias de nuestros eclesiásticos, la tan olvidada música sacra y un repertorio ingente de elementos materiales implicados en las celebraciones litúrgicas, como insignias, ornamentos, ajuar de altar, etc. Además, contamos con una biblioteca virtual donde están a disposición de todo aquel que nos visite un considerable número de libros digitalizados, artículos especializados y hemerográficos, textos oficiales y recomendaciones bibliográficas.

Allí se trabaja a diario, con aportaciones constantes y de altura, sin pretensiones pero con exigencia, hasta el punto de que en menos de año y medio hemos recibido casi dos millones de visitas y más de quince mil intervenciones en los seiscientos setenta y tres temas que mantenemos abiertos. Esto, que supone una cantidad de información verdaderamente ingente que asombra y agradece quien desea introducirse en profundidad en algún aspecto de los allí tratados, por el contrario abruma y aún desconcierta a quien trata de consultar la información de un aspecto específico para hacerse con una idea general sin desear enfrascarse en discriminar aportaciones certeras de otras erradas o defectuosas. Con este ejemplo se entenderá mejor: En la actualidad hay casi trescientas aportaciones sobre la tiara, luego en conjunto hay mucha información sobre dicho elemento, pero se echa de menos un resumen final, un esfuerzo de síntesis que descarte las equivocaciones vertidas, compile los aciertos y sirva de herramienta útil a quien sencillamente desee hacerse una idea cabal de la naturaleza, origen, uso y significado tan fabuloso tocado papal.


Pues con esa finalidad surge este blog, del que he de advertir que, si bien será una labor eminentemente personal, por cuanto sus fallos y errores sólo serán achacables a su autor, se basa en el trabajo previo de tantas personas que en el foro han pasado horas trascribiendo viejos manuales litúrgicos, que han sudado tinta china escaneando antiguas fotografías o que han puesto sus recuerdos personales de infancia y juventud al servicio de todos. En este sentido, merece una especial mención un venerable sacerdote, monseñor Martínez de Irujo, sin cuya entrega y dedicación, compartiendo sus conocimientos verdaderamente enciclopédicos y poniendo al servicio de todos los recuerdos de una vida de servicio a la Iglesia, difícilmente habríamos llegado hasta aquí.

Junto a estas compilaciones que pretenden ser eruditas, tengo igualmente intención de publicar de tanto en tanto algunos artículos de arte sacro, así como de actualidad litúrgica, e incluso alguno de opinión más general, que no será más que la voz de uno de tantos de los que en la Iglesia estamos entre el pórtico y el altar.

8 comentarios:

  1. Al cielo causa algría el decir ¡¡Ave María!!
    Viendo como a señores de alto copete como los del foro les da reparo intervenir inaugurando este sitio,me atrevo yo,que nunca tendré honor que se iguale,y lo hago a lo español,con el recuerdo a Nuestra Madre Santísima siempre presente en nosotros,e ilusonado como ustedes en este nuevo proyecto que acomete el buen Pablo.
    Y ¡venga! dejen de estar como adorando el teclado...
    No sé cómo registrarme por ahora,pero que conste,por si algún día esto da derecho a algo,que soy Jose.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena por esta iniciativa a la que auguro un éxito como el de Ceremonia y Rubrica, e incluso mayor.

    Gracias, D. Pablo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Me puede decir, por favor, a qué cartuja o catedral corresponde este trascoro tan barroco? ¿es España?
    Mi enhorabuena por el blog, y por el foro, que no lo conocía y es magnífico.

    ResponderEliminar
  4. Fabriquero, el barroco trascoro basa su decoración en la "rocaille" y un tanto afrancesado en su conjunto sí que parece, principalmente los batientes de la puerta, pero de ahí a dudar que estamos en España... Y fíjese que todos los santos son benedictinos, lo que excluye la cartuja y la catedral y apunta, lógicamente, hacia un monasterio benedictino, el de San Millán de Yuso, en San Millán de la Cogolla (Logroño).

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena, estimado Pablo, por abrir este blog y sobre todo por atreverse a poner en forma esta que promete ser Catena Aurea de nuestro querido foro.

    Que los Santos Ángeles, grandes liturgos celestes, le asistan e inspiren.

    ResponderEliminar
  6. A través de un amigo forero de Ceremonia y Rúbrica, del cual un servidor también forma parte, he llegado hasta aquí con grata sorpresa y alegría por mi parte. ¡Todo me parece poco para de lo que se haga difundir el conocimiento y la correcta praxis de la Sagrada Litugia Católica! -tan tristemente denostada y "varapaleada"-
    Mi enhorabuena por este nuevo punto de encuentro.

    ResponderEliminar
  7. Pido disculpas, en mi anterior comentario, debe decir:
    ¡Todo me parece poco de lo que se haga para difundir el conocimiento y la correcta praxis de la Sagrada Litugia Católica! -tan tristemente denostada y "varapaleada"-
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. De aquí a la impresión Editio Typica Enciclopaedie Liturgici, un paso. D. Pablo.

    (perdón por mi latín antiliturgico e ilógico, pero no lo digo en broma)

    ResponderEliminar